Supersticion del numero 13 no es un numero tan maldito como se cree buscando
El trece ya no esta aqui buscando lo positivo trece indica potencia...


La leyenda generada en torno a esta cifra provoca que nada más escucharla o verla acudamos raudos a tocar una madera al tiempo que decimos "lagarto, lagarto" y hacemos unos "cuernecillos" con los dedos. La tradición indica que el trece es malo, pernicioso, terrible. Pero, ¿es tan maldito como lo pintan?
¿Cuál es el origen?

La superstición o el miedo que le tenemos al 13 no es algo de nuestros días. Debemos remontarnos unos cuantos siglos atrás. Una de las explicaciones para comprender estos miedos la tenemos en la Última Cena. En dicho acto había 12 apóstoles más Jesucristo y éste murió. Por eso la tradición primitiva cristiana considera que 13 personas no deben reunirse en una comida o cena pues existe el peligro que una de ellas muera antes del finalizar el año. Si seguimos con las tradiciones de esta religión vemos que el capítulo decimotercero del Apocalipsis es el dedicado al Anticristo y la Bestia.

Pero antes de que los cristianos en otras culturas como la hindú, también se consideraba que 13 personas eran un signo de mal augurio y por su parte la cábala enumeraba la existencia de 13 espíritus malignos.


El 13 ya no está aquí

Algunos rascacielos no poseen planta número trece. En honor a la verdad, diremos que si un edificio posee veinte plantas reales efectivamente ha de haber una "Planta número 13", lo que ocurre es que ocasionalmente se "salta" y vemos que el ascensor nos pasa del 12 al 14. El número 13 ha sido borrado y con él la denominación de una zona maldita. La creencia, de no hace demasiados años, es que un edificio de considerable altura no dejaba de ser una ostentación y "por si acaso" se borraba el número que pudiese generar desgracias.

Esto mismo sucede en muchos cines y teatros donde la fila maldita o, si se prefiere, supersticiosa, ha sido obviada. Cuando las filas se numeran por pares, es evidente que se evita el 13, pero cuando la numeración es correlativa, como en el caso de los edificios, pasamos del 12 al 14. Sin embargo, las plantas y filas 13 existen y no por ello cada día arden centros de espectáculo ni se derrumban edificios.


Buscando lo positivo

Aunque la carta número trece del Tarot es la figura de la muerte, cuando ésta aparece no necesariamente nos indica el fin, sino la transmutación, el cambio, la modificación, quizá positiva. Así pues, vemos que es una carta de ayuda y reflexión que nos conmina a no quedarnos quietos y evolucionar.

El trece también aparece en la antigüedad como un número grato, benéfico y de poder, como ocurre con Zeus, que lo vemos en el cortejo de los 12 dioses en medio de los que vive con éxito y, curiosamente, Ulises, al que le correspondería el número 13, escapa de ser devorado por el Cíclope.

Si revisamos los conceptos de aritmología, vemos que el 13 indica la potencia de la creación, el dinamismo, la inteligencia y en definitiva la fuerza. El 3 sería la suma de 10 (que manifestaría el círculo evolutivo completo y la divinidad) más 3 (que simbólicamente sería la actividad).

Finalmente, mientras que para nosotros el martes trece se convierte en negativo, para los anglosajones es el viernes y trece el mal día. En cambio los japoneses creen que el viernes, si encima es 13, es el día propicio para tener todo tipo de suertes. Como vemos, los dos lados de una misma realidad salen otra vez a la palestra en la que bueno y malo no es más que un sistema interpretativo de las muchas realidades que nos rodean.


Pedro Palao Pons





» http://www.alterguia.com.ve/MAGIA/13.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» pj


Tecnologia Rie.cl V2010