El costo de capital gestion financiera costo de oporunidad costo financiero
Deuda acciones costo de los beneficios retenidos costo promedio ponde...
EL COSTE DE CAPITAL Y LA GESTION FINANCIERA

Los costes financieros se relacionan con fondos utilizados por la empresa para financiar todos los elementos empleados en el proceso productivo, que se caracterizan, en algunas ocasiones, por su larga permanencia dentro de una empresa, como puede ser una maquinaria o cualquier otro elemento del activo material.

Los costes financieros son considerados como una variable fundamental del análisis económico, por lo que se puede considerar como un elemento básico para la planificación y selección de inversiones y desinversiones.

El objetivo que se persigue con la Contabilidad de Costes, es la obtención del cálculo del coste total de un proceso productivo y la determinación de márgenes y resultados. La no consideración de los costes de los recursos financieros originarían un resultado no real, de ahí la necesidad de la consideración de estos costes financieros como un factor más de la producción.

Debemos diferenciar entro dos tipos de fuentes financieras: fondos propios, procedentes de aportaciones al capital o de la propia autofinanciación de la empresa y fondos ajenos procedentes de terceros.

En el tratamiento del coste financiero existe una diferencia muy marcada entre la Contabilidad de Costes y la Externa. Esta diferencia se centra en que en el ámbito externo no se considera un gasto de financiación la remuneración de los capitales propios, debido a que no supone transacciones económicas entre la empresa y el entorno, de ahí que no sea considerado como factor de coste.

La determinación del coste de capital dependerá de la estructura financiera de la empresa o mezcla de capitales, de la política de dividendos y del riesgo global empresarial.
La consideración de que los recursos financieros, tanto propios como ajenos suponen un coste para la empresa, los equipara con el resto de los factores de costes. De esta forma, se incluye en la Contabilidad de Costes, el consumo de los recursos financieros inmovilizados en la empresa, independientemente de su origen, computando los costes financieros explícitos, cuando hablamos de recursos ajenos, y los costes financieros implícitos, que se corresponden con los recursos propios

Para la determinación cuantitativa de los costes financieros es necesario el estudio de tres variables: la base de cálculo, es decir, la cantidad de fondos utilizados por la empresa, de la cual se quiere conocer el coste; el tiempo que los fondos se utilizan en la empresa y el tipo de interés de dichos fondos en base al tiempo transcurrido.

En el estudio del coste de capital es necesario diferenciar entre cada una de las diferentes formas de financiación, para la determinación de un coste medio ponderado en base a la estructura financiera de la empresa y al riesgo que ésta puede soportar en función del porcentaje de participación de recursos propios y ajenos.

El Coste de capital se puede considerar como el precio que se paga a los proveedores de fondos de la empresa por la utilización de los mismos y por el riesgo que asumen al prestarlo. Se puede entender como la rentabilidad que exigen determinados grupos económicos al prestar dinero a la empresa, teniendo en cuenta el riesgo que soportan y el paso del tiempo sobre el capital invertido.

En la búsqueda del capital, por parte de la empresa, encontramos dos corrientes monetarias de signo contrario, una de ellas es el ingreso que la empresa va a recibir como consecuencia de prestarla fondos, y otra tiene signo negativo, como consecuencia de la remuneración que pagará por la obtención de dichos fondos en concepto de intereses y la devolución del capital a aquellas personas que se lo han prestado.

El coste de capital, en sentido amplio, es aquella tasa de rendimiento que igualan ambas corrientes monetarias. Para ello, definimos lo siguiente:

Io = capital o montante total obtenido por la empresa en el momento en que evaluamos el coste de capital.

si = salidas de fondos originados como consecuencia de haber obtenido capital.


K = coste de capital para la empresa, o tasa de rentabilidad para la entidad.

n = duración de la inversión dentro de la empresa


El coste de capital se obtiene de la siguiente igualdad:



s1 s2 s3 sn

Io = ----------- + ----------- + ----------- + ... + -----------

(1+k) (1+k)2 (1+k)3 (1+k)n

Dada la dificultad de cálculo, la empresa utiliza lo que se denomina el coste de capital medio ponderado. Este es un elemento muy útil en el control de gestión para medir la evolución del riesgo de la empresa en la realización de inversiones, así como para valorar los beneficios económicos en sentido estricto.

Para su determinación se necesitan los siguientes elementos:

- el coste del capital ajeno o capital deuda, Ki.

- el coste del capital propio o capital acciones, Ke.

- el coste de los beneficios retenidos, Kr.
Por tanto, toda empresa debe procurar que las inversiones realizadas mantengan o incrementen el valor de mercado de sus acciones, por lo que es necesario utilizar una tasa de rentabilidad mínima que se emplee como medida de decisión. Esta tasa será el coste de capital medio ponderado. Para que el valor de mercado de las acciones permanezca inalterado o se incremente será necesario que la tasa de rentabilidad r de la inversión, sea mayor o igual al coste de capital medio ponderado, Ko.

1.1.- EL COSTE DEL CAPITAL DEUDA

La emisión de un empréstito se caracteriza porque la empresa se compromete a pagar una determinada rentabilidad durante el período de duración de la obligación, garantizando el pago del valor total de la obligación al finalizar la vida del empréstito.

El coste del capital ajeno o capital deuda es aquella tasa de rendimiento interna y efectiva que iguala las corrientes de flujos monetarios derivados de la emisión. Es la tasa de actualización o descuento que iguala el valor actual de los fondos recibidos por la empresa, netos de todo gasto, con el valor actual de las salidas de fondos previstas para atender al pago de intereses y a la devolución del principal.

Si llamamos:

B = valor nominal de la deuda

i = tasa de interés pactada en el contrato de la emisión

p = tasa impositiva sobre la renta de la empresa

Ki = coste real de la deuda o tasa de rendimiento interno del empréstito.

t: se refiere a los distintos momentos en los que la empresa paga intereses a los obligacionistas. En este caso, les pagará lo estipulado en el contrato menos las retenciones, según lo establecido por Hacienda.

n: momento de devolución del principal


En términos generales, el cálculo de Ki se obtiene de la siguiente forma:



n (ixB) - (ixBxp) B

B = --------------------- + ----------
t=1 (1+ki)t (1+ki)n



Siendo (ixBxp) el efecto impositivo para evitar la doble imposición.

Si se mantiene una proporción constante entre los recursos propios y ajenos, la deuda, en realidad, no se paga nunca, porque siempre la empresa acudirá a la emisión de nuevos empréstitos para pagar los anteriores. En este caso, el coste del capital deuda será:



(ixB) - (ixBxp)

B = --------------------------

Ki

Despejando de la ecuación anterior, se obtiene que el coste del capital ajeno, se determina, en términos generales, de la siguiente forma:


Ki = i x (1 - p)


en donde, i representa la tasa de interés contractual y p es el tipo de gravamen impositivo.





1.2.- EL COSTE DEL CAPITAL ACCIONES

El coste del capital propio o coste de capital acciones no es un coste explícito o coste contractual, como en el coste anterior, es un coste implícito o coste de oportunidad, porque en este caso, la rentabilidad del accionista va a depender de la riqueza de la empresa, de la posición económico-financiera, de los resultados de las inversiones, de la política de dividendos y de otro conjunto de factores.


Este coste se define como aquella tasa de rentabilidad, Ke, que los accionistas esperan obtener al invertir sus fondos en la empresa, y al asumir el riesgo de los dividendos. Ke se puede definir como la tasa de descuento que iguala el precio presente de la acción a la corriente de dividendos esperados.

Es aquella tasa de retorno o tipo de rendimiento interno mínimo que la empresa ha de obtener sobre la parte de cada proyecto de inversión financiado con capital propio, a fin de conservar sin cambio la cotización corriente de sus acciones. Por lo tanto, el valor actual de una acción, considerando que:

D: corriente de dividendos (suponemos, para una simplificación de los cálculos, que la política de dividendos es constante y futuros).

t: duración de la inversión.

Po: el precio actual de la acción.

Ke: tasa de actualización o descuento que por término medio aplican los accionistas a la corriente de dividendos de la empresa, en función de su clase de riesgo.



4 D

Po = --------------

t=1 (1 + Ke)t



El coste del capital propio:

Ke = D/Po



Puesto que remuneración de los accionistas es el beneficio neto, esta tasa se calcula de la forma siguiente:




Beneficio neto
Ke = ---------------------------------------------

Valor de mercado del capital



Si la tasa de crecimiento de los dividendos no es la misma, ni se mantiene constante a lo largo del tiempo, la forma de determinar el coste es distinta, pero en general se iguala al precio actual de la acción con la corriente de dividendos esperados.

En términos generales, el cálculo del coste del capital propio se determina aplicando un tipo impositivo sobre la totalidad de los mismos.

1.3.- EL COSTE DE LOS BENEFICIOS RETENIDOS.

El coste de los beneficios retenidos, Kr, se puede definir como la tasa de rentabilidad que los accionistas podrían haber obtenido si estos beneficios hubieran sido distribuidos. Con los beneficios retenidos la empresa debe obtener una rentabilidad como mínimo, igual a la que por término medio hubieran obtenido los accionistas si tales beneficios les fueran repartidos en forma de dividendos.

El coste de los beneficios retenidos es aproximadamente igual al coste del capital propio, considerando la existencia del impuesto sobre la renta de las personas físicas, puesto que el accionista no tendría a su disposición la totalidad del beneficio adicional en el caso de que éste fuera distribuido.



Kr = Ke x (1 - p) x (1 - e)

siendo p el tipo marginal sobre la renta de las personas físicas y e los costes de transacción, como pueden ser los corretajes.

2.- EL COSTE MEDIO PONDERADO DE CAPITAL

El coste de capital medio ponderado se obtiene de la forma siguiente:



Ki*D + Ke*S

Ko = ----------------------
D + S

Si D + S = V , es el valor total de la empresa, la expresión queda de la siguiente forma, siendo D: Capital ajeno y S: Fondos propios



D S

Ko = Ki x -------- + Ke x --------

V V


El coste de capital medio ponderado va a depender de la estructura financiera de la empresa.

Para que el coste de capital medio ponderado se pueda utilizar como norma de rentabilidad o tasa de corte en las decisiones de inversión, su valor ha de permanecer constante durante un largo período de tiempo, lo cual va a depender de Ke, Ki y la estructura financiera de la empresa.

Si empleamos un sistema de costes estándar o prospectivos, se calculará el coste de capital medio ponderado que posea la empresa en base a la estructura financiera del tiempo determinado. Para otras nuevas oportunidades de inversión, será necesario volver a efectuar el cálculo, en base a las proporciones de recursos financieros que se esperen emplear en la financiación.

3.- LEVERAGE DE OPERACIONES Y FINANCIERO

Para el estudio de los costes financieros, es necesario hacer referencia a la estructura financiera de la empresa. Desde el punto de vista contable, interesa el análisis del coste de la estructura financiera, tanto como base de información contable para su estudio, como para obtener la incidencia y punto de enlace entre el análisis financiero y el económico, al considerar cuál es la repercusión del coste de la estructura financiera estable en el fin económico de rentabilidad de la empresa.

El apalancamiento es un fenómeno económico que se produce siempre que existen costes fijos en la empresa. Para el estudio del apalancamiento, se consideran de forma separada los costes fijos financieros vinculados con la estructura productiva y de distribución de la empresa y los originados por la estructura financiera, por lo que podemos hablar de apalancamiento operativo y financiero. Este motivo origina plantear la cuenta de resultados diferenciando entre costes fijos y variables, y a su vez, los costes financieros, de la siguiente forma:

Ingresos por ventas

- Costes industriales variables

----------------------------------------------------

Margen industrial sobre costes variables
- Costes fijos

----------------------------------------------------

BAIT

- Costes financieros

----------------------------------------------------

BENEFICIO después de intereses antes de impuestos

El leverage o apalancamiento de operaciones y financiero hace referencia a la relación entre costes fijos y variables, al empleo de la deuda con respecto a los recursos propios, respectivamente y las repercusiones correspondientes en los resultados de la empresa. Se medirá por las variaciones del resultado de explotación, antes de la deducción de intereses e impuestos, como consecuencia de una determinada fluctuación en las ventas.

Si consideramos las siguientes variables:

X: Beneficios antes de intereses e impuestos (BAII).

DX: Variación del BAII.

Q: Producción vendida.

DQ: Variación de la producción vendida.

p: precio unitario de venta.

cv: coste variable por unidad de producto.

CF: costes fijos.

Analíticamente, el apalancamiento operativo queda definido de la siguiente forma:



DX DQ x (p - cv)

--------- -----------------------------

X Q x (p - cv) - CF Q x (p - cv)

------------- = ----------------------------------- = ---------------------------

DQ DQ Q x (p - cv) - CF

---------- -----------

Q Q


El leverage financiero se puede definir como la variación sufrida por los resultados netos de la empresa como consecuencia de alteraciones o cambios sufridos por los resultados antes de la deducción de intereses e impuestos. De otra forma, se puede considerar como el efecto producido por la tenencia de costes fijos correspondientes a la estructura financiera. El efecto de este tipo de costes afecta al beneficio antes de impuestos, uno vez deducidos los intereses.

El grado de apalancamiento financiero, representa el tanto por ciento de variación del beneficio después de intereses y antes de impuestos correspondiente a un porcentaje de variación en dicho beneficio.
Para su definición de forma analítica, consideramos las siguientes variables:



Y: Beneficios después de intereses e impuestos

DY: Variación del beneficio

D: Capital ajeno, deudas.

i = tasa de interés

p = tasa impositiva sobre la renta de la empresa

X: Beneficios antes de intereses e impuestos (BAII).

DX: Variación del BAII.



DY DX x (i - p )

--------- -----------------------------

Y (X - Ki) x (i - p ) X

------------- = ----------------------------------- = ---------------------------

DX DX (X - Ki x D)

---------- -----------

X X



El grado de leverage financiero que conduce a la obtención de un coste mínimo de capital no tiene por qué ser el mismo grado que maximizaría o puede maximizar el valor de la empresa.

El nivel conjunto del leverage de operaciones y financiero es:


Q x (p - cv) X Q x (p - cv)

-------------------------- x --------------------- = -----------------------------

Q x (p - cv) - CF (X - Ki x D) Q x (p - cv) - CF - Ki x D

puesto que X = Q x (p - cv) - CF


De este estudio se desprende que ha de existir una estructura óptima de capital, cuyo coste no es mínimo.

Las deudas ejercen sobre la rentabilidad financiera o rentabilidad de los capitales propios, el efecto apalancamiento, incrementándolo en épocas prósperas, cuando la rentabilidad económica es superior al coste del endeudamiento y reduciéndolo, incluso hacerla negativa, cuando en épocas de depresión económica se da la situación contraría, cuando la rentabilidad económica se sitúa debajo del capital ajeno.

4.- ¿CÓMO SE IMPUTAN LOS COSTES FINANCIEROS?

Una vez determinado el coste financiero, la distribución del mismo a los diferentes centros de costes de la empresa se realizará en función del porcentaje utilizado de factores circulantes y fijos para la obtención del producto final. De esta forma, los costes financieros van a formar parte del precio de coste de los portadores, del valor de las existencias almacenables y, por tanto, de los resultados.

La imputación de los costes financieros a los costes de los productos se realiza de la misma forma. Es decir, una vez determinado el margen industrial de los diferentes productos, se les incorpora el suplemento correspondiente de los costes financieros, junto con los costes comerciales correspondientes. De esta forma, se obtiene una información más perfecta sobre el producto final para la determinación de su precio de venta y para el análisis de la rentabilidad.

La introducción de los costes financieros supone una modificación en la presentación de los diferentes márgenes y resultados de la Cuenta de Pérdidas y Ganancias Analítica, lo cual se traduce en una mayor información sobre el proceso de producción.

Se obtendría de la misma forma el Resultado Económico de la Contabilidad Analítica, que es aquel que refleja si todos los factores de la producción han sido remunerados de la forma correspondiente con los ingresos obtenidos por las ventas. Cuando este resultado sea nulo, implica una situación de equilibrio dentro de la empresa, porque todos los factores han sido retribuidos en la forma prevista. En el caso de la existencia de un resultado positivo, se pone de manifiesto la existencia de un excedente empresarial.

Es necesario la cuantificación de los costes financieros dentro de los factores de costes indirectos, mediante la utilización del coste de capital medio ponderado, bien utilizando costes prospectivos o estándar o bien en base a costes históricos o retrospectivos.

La información generada por la Contabilidad Interna está dirigida a grupos de decisión de la empresa, utilizándose para el proceso de toma de decisiones en base a criterios económicos, lo cual queda completado con la inclusión de los costes de los recursos financieros.

En relación al proceso de toma de decisiones, la incorporación de este tipo de coste puede suponer una modificación en lo referido a la fijación de precios, elección de proyectos de inversión, alternativas de producción, etc., puesto que, en determinadas circunstancias, los costes financieros pueden resultar determinantes para la decisión final, así como en el estudio de los medios de financiación de los factores utilizados en el proceso productivo.

Desde el punto de vista del control, si consideramos que la empresa se encuentra dividida en una serie de centros de responsabilidad, la imputación del coste de los recursos financieros, como un factor más puede utilizarse como factor de motivación para los responsables de los mismos, de forma que se puede considerar como objetivo de cada uno de ellos, obtener un volumen de actividad determinado con un mínimo capital.


» http://www.5campus.com/


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» eli em


Tecnologia Rie.cl V2010