Yu Gi Oh. Juego de cartas, juego de naipes, mazo de cartas. Ju Gi Oh.
Cartas magicas, cartas trampa, cartas coleccionables intercambiables....

Un furor llamado Yu-Gi-Oh!

Gracias a la efervescencia natural de la infancia, este juego de cartas coleccionables –derivado de su homónimo anime, transmitido por el canal por cable Nickelodeon– se ha convertido en un auténtico fenómeno masivo. Los más pequeños están hipnotizados con sus personajes, poderes y sofisticado vocabulario y los padres, a su vez, completamente involucrados al tener que costearles la nada económica fiebre.

Son tan extravagantes y abigarradas las instrucciones de los juegos infantiles de moda, que sólo la mente llana e impresionable de los niños puede descifrarlas. La completa extensión de la magia que encierran estos métodos se estrella de frente –y se parte los dientes– contra el muro de contención que sostiene el río revuelto de la vida adulta.

Éste es el caso de la metodología de Yu-Gi-Oh!, el críptico y enigmático juego de mesa de origen japonés –de más está decirlo–, derivado de un anime, y que se ha convertido en el furor de los niños venezolanos. Es fácil detectar el target: no miden más de metro y medio, van con un koala a la cintura repleto de cartas de colores, y, cuando se topan con un igual, sacan de inmediato su privada colección y hacen alarde de ella.

Poder de cartón. Juan y Antonio tienen poderes mágicos. Prestos en posición de pelea, con sus brazos delgados de niños de cinco años, se acercan al objetivo de ataque –la periodista, obviamente– como dos guerreros nipones, escapados del anime Yu-Gi-Oh! Ellos, además de poner a combatir en el tablero a sus tarjetas de cartón de personajes y monstruos, también pueden encarnar a los protagonistas del dibujo animado.

Los personajes de la comiquita están jugando un torneo de cartas llamado Duel Monster. Entonces, cada niño que participa en Yu-Gi-Oh! imita a uno de esos personajes al momento de competir. Creo que el vocabulario que utilizan en la comiquita y la belleza de los dibujos de las cartas del juego son los principales atractivos, explica John Márquez, vendedor de la fascinante tienda Discovery.
El universo infantil de Antonio está intervenido por la fantasía animada: Mi hijo se va a llamar Yu-Gi-Oh! de Bey Blade –este último es un trompo beligerante, que es el otro furor de los niños venezolanos–. ¡Diosito, Diosito, que me salga la carta de Exodia!. Así, adquirió un vocabulario sofisticado, con términos que no pertenecen a su mundo breve, sino a la prodigiosa tierra de Yugi y sus amigos. Es un lenguaje casi técnico, advierte Claudia Drastup, dueña de Discovery.

La mamá de Antonio, abogado de una firma de consultoría, escamotea algo de tiempo a sus disertaciones legales para navegar por Internet y aprender acerca de la nueva predilección de su hijo: Si no lo hago, ni entiendo de lo que me está hablando. Y el gesto, entre padres, es generalizado: No sólo juegan los niños, sino también sus padres. Vienen y discuten sobre las cartas que van a comprar y las comparten. También ves cómo las mamás les organizan tardes de juego, explica Marvelia Tinoco, encargada de la tienda El mundo de la colección. El target es el de niños que ven televisión por cable, enfatiza Drastup.

Antecedentes milenarios.

Yu-Gi-Oh! es un juego de mesa basado en cartas coleccionables, en el cual cada participante lucha en mundos fantásticos –armado de cartas y un tablero– usando habilidad, estrategia y suerte. Pero el éxito de este pasatiempo radica en que también es un anime que se transmite en todo el planeta y tiene una historia maravillosa. A saber: en el dibujo animado, los protagonistas se enfrentan en un torneo de cartas llamado Duel Monster y Yugi es un fanático de este juego.

El asunto se complica cuando el pequeño Yugi adquiere poderes mágicos y su vida cambia para siempre, surgiendo así su alter ego, el gigante poderoso Yami Yugi. A la vez, el creador del juego Duel Monster, el maléfico Maximillion Pegasus, secuestra al abuelo de Yugi, arrastrando a éste a un torneo en esta modalidad, como la única posibilidad de rescatar a su maltrecho abuelo. Esta historia –de visos terroristas, por lo visto– es la que da origen a las aventuras de Yugi y sus amigos a través de un mundo de competencias de barajas, fieras mitológicas y pirámides egipcias.

La paternidad de los juegos de cartas modernos podría adjudicársele al estadounidense Richard Garfield, profesor de matemáticas con doctorado en combinatoria e inventor del célebre Magic. Al igual que en Magic, en Yu-Gi-Oh! cada participante tiene su propio mazo de cartas intercambiables y coleccionables, que adquieren valor dependiendo de su rareza.

Su creador es el japonés Kazuki Takahashi (Tokyo, 1961), quien, para 1996, desarrolló en comics la historia del esbelto, guapo y exóticamente peinado Yugi. En el 2000 nació la versión animada que desató la yugiohmanía, traducida en juego de cartas, video juegos, álbumes de calcomanías, etcétera, todos convertidos en récord de ventas.

Yu-Gi-Oh! es el programa de TV mejor rankeado entre niños de 9 a 14 años de toda la nación. Actualmente, es el panecillo caliente. Este fenómeno tomó a Estados Unidos por asalto, desalojando a Pokemon de las carteleras de popularidad, aseguran en la revista Tv-Guide, donde, recientemente, le dedicaron la portada a este fenómeno.

A Venezuela llegó hace como año y medio, pero el furor se inició a finales del año pasado. Los dueños de las jugueterías locales le otorgan a Yu-Gi-Oh! su justo valor y deslizan una confesión: Todos los días se venden barajitas; es lo único que se está vendiendo. Si no fuera por eso...”. Está dicho: a este país lo que le hace falta es magia.

Glosario mínimo de la contienda

Mazo:

Un grupo de 40 cartas, que puede ser agrandado con más piezas.
Cartas monstruo: Son amarillas.Usadas para atacar al oponente. Se clasifican según el Tipo y el Atributo; éstos determinan su poder.

Cartas mágicas:

Son verdes y funcionan durante las fases principales.

Cartas trampa:

Son moradas y se activan
(se ponen boca arriba) en cualquier momento del turno.


» http://www.el-nacional.com/revistas/todoendomingo/todo188/reportaje1.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» pj


Tecnologia Rie.cl V2010