Planta, bulbo, flor Azucena, la asucena, lilium, plagas de la azusena.
Pulgones, plaga control de pulgones, enfermedades de la azucena....

LA AZUCENA

Azucena, Lilium, Martagón

Nombre científico o latino: Lilium spp.

Nombre común o vulgar: Azucena, Lilium, Martagón.

Familia: Liliaceae (Liliáceas).

El género Lilium comprende unas 100 especies distribuidas por las regiones templadas del hemisferio boreal; una docena de ellas son indígenas de Europa y dos en América del Norte, mientras que 50-60 especies se encuentran en Asia.

Las más interesantes son Lilium longiflorum, de flores blancas y los híbridos producidos por cruzamientos entre varias especies, principalmente Lilium speciosum y Lilium auratum, con llamativos colores que van del rojo al amarillo.

Flores con aspecto de trompeta.

Desprende un aroma muy intenso, sobre todo por la noche.

No todas las variedades son perfumadas, pero hay dos que tienen un olor intenso: Lilium candidum y Lilium regale.

Los colores principales son el blanco, anaranjado, purpúreo, rosado y amarillo, además de las distintas tonalidades y combinaciones de todos ellos, sobre todo entre algunos híbridos.

Las azucenas suelen florecer a partir de primavera (mayo en el Hemisferio Norte), alcanzando en pleno verano su mayor esplendor, y durando hasta finales de verano.

El bulbo y el aceite que se extrae de él pueden ser destinados a usos medicinales.

Planta bulbosa que alcanza cierta altura (1 m), por lo que conviene formar manchones rodeados de cubresuelos.

La azucena se cultiva mucho para flor cortada. Mantienen su frescor y su fragancia durante mucho tiempo.

El color blanco se suele asociar con la pureza, por lo que está muy relacionada con los ramos de novia.

- También puede ser usada como planta de macetero.

- Hay que tener en cuenta que las raíces pueden crecer varios centímetros, por lo que si las plantamos en una maceta deberemos asegurarnos de que tengan espacio suficiente para crecer.

Luz:

una vez plantada, procura que la tierra se mantenga fresca y a la sombra, y que el sol solamente les dé a las flores.

El mejor sitio para colocarlas es cerca de algún árbol o debajo de algún arbusto que no sea demasiado tupido.

Siempre debes procurar que la tierra se mantenga fresca, así que no dudes en mover la maceta a la sombra si hace mucho calor.

Época de plantación: dependiendo de la variedad, algunas se plantan en otoño para que tengan tiempo de desarrollar las raíces, aunque la mayoría se plantan en primavera.

Una vez plantadas, florecerán regularmente durante un buen número de años y por ello se aconseja incorporarlos a los bancales de plantas vivaces.

Entresacar los bulbos cada 3 ó 4 años (que se quedan en la tierra) y volver a replantarlos para obtener nuevos ejemplares.

Azucena, Lilium, Martagón

PLAGAS DE LA AZUCENA (Lilium spp.)

Crioceros.

Los adultos y larvas de los coleópteros Crioceris merdigera o Lilioceris lilii, provocan daños en hojas y botones florales que son mordidos al alimentarse.

Vigilar las primeras poblaciones de adultos que puedan aparecer; se tratará con insecticidas a base de piretroides, como deltametrina, endosulfán, etc.

Pulgones (Myzus persicae, Aphis gossypii, Aphis fabae).

Esta plaga causa daños directos y son agentes vectores de algunas virosis. Los ataques se localizan en la parte apical de la planta, en la brotación más tierna y junto al hampa floral.

Los daños producidos al alimentarse los adultos succionando jugos nutritivos de la planta se localizan tanto en las hojas inferiores como en botones florales.

Ataques importantes pueden provocar deformaciones foliares y en los botones florales.

Control de pulgones.

Los tratamientos fitosanitarios pueden ser al suelo aplicando aldicarb cuando la brotación apical tiene alrededor de 10 cm y con la pulverización foliar de diclorvos, pirimicarb, metomilo, etc. cuando la planta es más adulta.

Acaro de bulbo (Rhizoglyphus echinopus-fum).

Rhizoglyphus echinopus-fum desarrolla su actividad parasitaria en el interior del bulbo e incluso puede afectar a las raíces.

Provoca una serie de heridas por las que pueden penetrar posteriores enfermedades criptogámicas que aceleran la pudrición del bulbo y pérdida de la planta.

Control.

Se basa en un tratamiento preventivo de los bulbos antes de la plantación.

Para ello se sumergen los bulbos en una solución del que contenga unos 50 cm3/g de un insecticida fosforado (diazinon), durante media hora.

Trips (Liothrips vaneeckei, Frankliniella occidentalis).

Destacan dos especies de trips que afectan a las plantas de Lilium.

El primero de ellos es Liothrips vaneeckei que se desarrolla en las escamas de los bulbos, plantados o almacenados. Provoca el arrugamiento de la epidermis de las escamas, que toman un color pardo.

Frankliniella occidentalis actúa como agente transmisor de virosis.

También provocan daños directos como son picaduras y manchado de los botones florales, acortamiento de entrenudos, malformaciones florales, etc.

Control.

Se realiza pulverizando con endosulfan o metiocarb tanto la planta como el suelo.

Se recomiendan tratamientos térmicos de los bulbos a 43,5º C.

ENFERMEDADES DE LA AZUCENA (Lilium spp.).

Rhizoctonia solani.

Produce podredumbre blanda de color marrón en el bulbo. Las raíces se desarrollan poco, secándose las hojas inferiores si el ataque es débil y, si es intenso, se secan todas las hojas e incluso los botones florales.

Es preciso eliminar los bulbos afectados y prevenir desinfectándolos antes de la plantación.

Phytophthora parasitica o Phytophthora nicotianae.

Produce una mancha de color malva oscuro en la base del tallo, que se va extendiendo hacia arriba, amarilleando las hojas inferiores. También produce manchas marrones en el tallo, que se quiebra con facilidad.

Control.

La desinfección del bulbo puede disminuir la incidencia de la enfermedad.

En cultivo se realizan tratamientos con captafol, metalaxil, fosetil, en pulverizaciones dirigidas al cuello de la planta.

Pythium ultimum.

Produce la putrefacción de las raíces con manchas marrones claras. Cuando el ataque es leve tiene lugar un retraso en el crecimiento, pero cuando es grave se ve afectada toda la planta, incluso los botones florales que se secan y caen.

Control.

Para su tratamiento se emplean los mismos productos que en el caso anterior.

Moho gris o Botritis (Botrytis elliptica, Botrytis cinerea).

Ataca a toda la planta (hojas, tallos y flores), produciendo manchas pardas de forma más o menos redondeada.

En las hojas aparecen primero manchas redondas de color rojizo y después amarillo con el borde pardo-rosáceo.

Las hojas, si el tiempo es seco, se marchitan y se secan y, por el contrario, si la humedad ambiente es grande, las manchas se extienden hasta invadir toda la hoja, la cual se cubre del moho gris y acaba por pudrirse, lo mismo que los tallos invadidos.

Las hojas y tallos de las plantas enfermas se deben recoger y quemar.

Control.

Se ha de controlar la humedad del invernadero.

Al regar se evitará mojar las hojas para prevenir el desarrollo del hongo y si las condiciones ambientales lo aconsejan, se aplicarán tratamientos fungicidas.

Los productos a emplear son inclozolina, procimidona, iprodione, etc.

Virus de las manchas necróticas de la azucena (LSV).

Es una de las enfermedades más graves del Lilium.

Los síntomas foliares se manifiestan por manchas cloróticas, alargadas paralelamente a las nerviaciones y que llegan a ser progresivamente necróticas.

Las hojas se enrollan formando una especie de roseta y las flores deformadas, de pequeño tamaño, se abren difícilmente.

Se ha demostrado que esta enfermedad procede de una infección mixta por dos virus: uno de ellos es el LSV, que cuando está solo es generalmente latente en muchos cultivares.

Dos virus en sinergia con el LSV, permiten la exteriorización de los síntomas; uno de ellos es el virus del mosaico del pepino (CMV), que ocasiona estrías necróticas foliares y el virus del variegado del tulipán (TBV) que produce necrosis en el bulbo.

El jaspeado de la azucena.

Con esta denominación se han asignado a un grupo de afecciones víricas que provocan alteraciones en la pigmentación de las hojas.

Las flores pueden presentar también deformaciones y variegados que son más intensos si las plantas son infectadas también por el LSV.

Control de las virosis.

Regeneración por cultivo de meristemos.

Se han conseguido plantas indemnes al LSV a partir de explantos infectados incorporando virazol al medio de cultivo.

Es necesario respetar las normas de aislamiento y de aplicación de tratamientos contra los vectores para conseguir un buen estado sanitario de las plantaciones.

FISIOPATÍAS DE LA AZUCENA (Lilium spp.).

Quemadura de las hojas.

También llamada "leaf scorch", produce unas manchas blanco grisáceas en las hojas que se vuelven marrones y pueden aparecer en el tallo.

Se dan en plantas que por distintas causas (salinidad, textura inadecuada, asfixia, alta temperatura del suelo, etc.) no han desarrollado un buen sistema radicular, existiendo un desequilibrio entre la parte aérea y la subterránea.

La incidencia de esta alteración depende de la sensibilidad del híbrido cultivado.

Son sensibles Sterlin Star, Pirate, Lady Killer, Medaillon, Golden Melody y Stargacer.

Para aminorar los efectos de esta alteración se aconseja:

Evitar crecimiento demasiado rápido (control de la temperatura del invernadero).

Evitar evaporaciones rápidas (sombreo, aspersiones, ventilación, etc.).

Plantar con terreno fresco y en sazón.

Para híbridos sensibles, utilizar los menores calibres de bulbo.

Hay mayor propensión con los calibres grandes.

Lucha contra enfermedades y plagas de las raíces.

Acodo de los ápices del tallo.

Se produce en plantas jóvenes con alturas entre los 35 y 65 cm, y en la proximidad del hampa floral, en esta zona, la sección del tallo se debilita arrugándose y doblándose la inflorescencia.

Se produce en cultivos realizados en parajes húmedos, sombríos y con bajas temperaturas.

Aborto de flores.

Puede deberse a la falta de luz en los estadíos jóvenes de crecimiento y también por estrés hídrico.

El abonado con nitrato de calcio ayuda a prevenir otra de las causas, los problemas nutricionales.

Clorosis férrica.

Carencia de hierro en suelos calizos.

Corregir aportando quelatos de hierro.

Heladas.

Las bajas temperaturas pueden destruir yemas, por lo que en climas fríos, deben protegerse las plantas resguardándolas del frío.


» http://www.infojardin.com/fichas/bulbosas/lilium-azucena-martagon.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» pj


Tecnologia Rie.cl V2010